• pt-pt
  • es
  • en

Qué hacer en Lisboa: 10 cosas que no puedes perderte

Por autna el 20 Febrero, 2014 en Portugal

Lisboa es una ciudad hecha para perderse en ella no unos cuántos días, sino unos cuantos meses, tiene tanto encanto que siempre que la visitas te quedas con ganas de más. Pero claro, si es tu primera vez o si piensas que aún no le has sacado todo su potencial básico, te queremos mostrar en este artículo las 10 cosas que hacer en Lisboa antes de nada para que te empapes de la ciudad.

Qué hacer en Lisboa, nuestra lista

Pastéis de Belém

Los Pastéis de Belém (Pasteles de Belén en castellano) son todo un clásico en la repostería lisboeta que lleva años ganándose el aprecio fuera de Portugal.

No obstante, no todos los Pastéis de Belém son iguales, ¡ni mucho menos! Tenemos que decirte que es poco probable que no aciertes en Lisboa con este manjar pero, si quieres probar los mejores, tendrás que ir a la Antiga Confeitaria de Belém, eso sí, ve con tiempo, en verano hay unas filas descomunales.

Fados con encanto

Los Fados es otra seña de identidad de las ciudades portuguesas, sobre todo de las que tienen el mar presente, como es el caso de Lisboa.

Aquí nuestra recomendación es que asistas a una de las llamadas Tertulias de Fado, se suelen celebrar los sábados y los domingos por la noche (a veces también por la tarde), y lo acompañes de un buen vino, queso de la zona y pan alentejano.

Ir a la Feira da Ladra

La Feira da Ladra se traduce como la Feira de la Ladrona, es una especie de mercadillo en el que se vendían antaño objetos robados. En las últimas décadas esto ha cambiado considerablemente y, aunque sigue habiendo venta de objetos robados (no se puede negar la evidencia), se ha convertido más en un mercadillo social de venta de artículos de segunda mano, eso sí, ve preparado para el regateo.

Ir al Monasterio de los Jerónimos

Si quieres empaparte de arte manuelino lo ideal es que vayas a ver el Monasterio de los Jerónimos, es una edificación impresionante que estamos seguros que no te va a dejar indiferente.

El elevador de Santa Justa

lisboa

Sí, sé lo que estás pensando: ¿Merece la pena ir a ver un elevador? Y la verdad es que si hablamos del elevador de Santa Justa, sí, merece la pena y mucho, diseño modernista y además muy práctico para pasar de la zona baja a la zona alta de la ciudad.

El Cristo Redentor

Si visitas Lisboa deberás acercarte (como mínimo) a la escultura del Cristo Redentor por el simbolismo que destila, de hecho, es una copia de la de Río de Janeiro, eso sí, unos 20 centímetros más pequeña.

Irte de miradores

En la zona alta de la ciudad hay un montón de miradores que son ideales para no perderte una panorámica completa de la ciudad y que veas como está moldeada por barrios siempre con el Río Tajo en mente.

Tomarte una Super Bock (o una Sagres)

La Super Bock es la cerveza de Portugal, seguida en popularidad por la Sagres, eso sí, si quieres disfrutarla al máximo no hay mejor zona que un puente en la vereda del Río Tejo.

Hacer windsurf

La playa de O Guincho es única en el mundo para la práctica de surf o windsurf así que, si te gusta tomar olas y estás unos días en Lisboa, sea la época del año que sea, tienes la obligación de ir con tu tabla (o alquilar una allí mismo) y pasarlo como nunca.

Perder el tiempo

Pasear por el centro de Lisboa es una delicia en si mismo, déjate empapar por las callejuelas y los lugareños, verás que no necesitas nada más para ser feliz.