• pt-pt
  • es
  • en

Los parques de Santiago de Compostela

Por autna el 20 marzo, 2014 en Galicia

parque-la-alameda-santiago

Santiago de Compostela es una de las ciudades más turísticas de Galicia y hoy desde el blog de Autna queremos dedicarle un artículo a sus parques, unos de los grandes desconocidos de la ciudad que pueden permitirte una buena tarde de tranquilidad en tu viaje.

De hecho, aquí sólo te vamos a hablar de los parques que no puedes perderte en Santiago de Compostela, porque la ciudad tiene un buen número de pequeños jardines y de parques algo más alejado de la ciudad así como zonas recreativas de las que hablaremos en otra ocasión de forma pormenorizada.

Los parques de Santiago

La Alameda

A día de hoy el Parque de la Almeda de Santiago puede ser el más visitado de la ciudad gracias a sus panorámicas de la Catedral y de los edificios aledaños, tales como la Casa del Concello o el Hostal de los Reyes Católicos, en la misma plaza del Obradoiro.

Dentro de la ciudad también se le conoce como La Ferradura (La Herradura) por su forma y nuestra más sincera recomendación es que no te lo pierdas, ¡te llevarás mucho más que una bonita foto de él!

San Domingos de Bonaval

Muy cerca de la Porta do Camiño, vía de paso de la mayor parte de los peregrinos hacia la Catedral está el parque de San Domingos de Bonaval, el cual tiene una historia muy peculiar, ya que en tiempos fue el cementerio de la ciudad, hoy convertido en un parque en una ubicación y con una arquitectura única.

Parque de Belvís

El Parque de Belvís es uno de los parques de referencia para todos los habitantes de Santiago, en verano se concentran varias feiras y un buen puñado de bares y restaurantes de la Rúa de San Pedro tienen un mirador o una terraza con vistas a este parque urbano, te recomendamos encarecidamente un buen paseo por él.

Parque de Galeras

A menos de diez minutos andando de la plaza del Obradoiro se sitúa el parque de Galeras, uno de los parques más agradables y modernos de la ciudad, ideal para hacer un poco de deporte o sentarse en sus numerosos bancos.

Tiene la peculiaridad de que no tiene apenas desnivel y tiene una buena masa arbolada, con lo que te regalará un bonito paseo.

Créditos de imagen: José Camba.